Las autoridades sanitarias afirman que la higiene es uno de los mejores métodos para prevenir contagios. Por ello, nuestro compromiso es realizar limpiezas de calidad, profundizando en los puntos críticos para poder así ayudarle a mantener seguros nuestros espacios de convivencia. Por tanto, desde nuestro equipo de trabajo hemos diseñado un protocolo reforzado de limpieza e higiene.

Nuestro método de limpieza

  1. Realizamos la limpieza de comunidades de vecinos de forma habitual. Además, incorporamos los siguientes puntos a nuestra rutina de limpieza.
  2. Nuestro personal acude a las comunidades de propietarios con el equipo de protección individual: mascarilla, guantes y gafas de protección. Además, cuentan con la formación especifica en medidas preventivas para desarrollar las tareas de limpieza. Así garantizamos la seguridad de usted y de nuestros trabajadores.
  3. Al llegar a la comunidad planificamos las zonas y elementos a desinfectar. La desinfección de las comunidades de vecinos se hace con una combinación de agua y lejía, tal y como lo establecen las normas.
  4. Organizamos nuestros elementos de trabajo. De esta forma evitamos que otras personas se puedan poner en contacto con dichos elementos.
  5. Ventilamos las comunidades. Abrimos las ventanas y la puerta de la entrada (si es posible y factible). Una vez finalizamos la limpieza, todas las ventas y puertas volverán a cerrarse.
  6. Hacemos una higienización de los elementos en los que se tiene más contacto, como por ejemplo: pasamanos, barandillas, botoneras de ascensores, interruptores y tiradores de la puerta principal.

Para cualquier consulta, no dude en contactarnos.